Reseña: Escape del Asylum, de Maddie Roux <3

¡Hola lectores! ¿Cómo andan? Yo FELIZ porque empezó la Feria del Libro y este año se vino con TODO. Y con TODO quiero decir que de los… 10? Días que van de feria, fui a SIETE, y siempre hubo algo para hacer. Y es muy genial.

El movimiento BBB se expande a ritmo vertiginoso, y con ello los nuevos sellos editoriales juveniles, como VRYA, que no solo edita justamente el título que hoy comento sino que también ¡NOS TRAE A MADELEINE ROUX A LA ARGENTINA!

MADDIE

Ok, ok, estoy calmada… No, chicos, la verdad es que no me calmo nada. ¿Les conté que yo conocí  a la editorial gracias a Asylum? Me enamoré de esta saga cuando me crucé con la portada de Sanctum en un Cúspide y compré los tres primeros libros de un saque (sí, llegué tarde, pero apuesto a que soy una de las primeras en terminar toda la saga :P)

El libro que nos convoca hoy (¡el último de la saga!) lo leí hace ya varias semanas, pero se me ocurrió dejarles la reseña hoy para cerrar el ciclo Asylum, arrancar limpios con House Of Furies (WOW!) y, obviamente, para que salgan corriendo a comprar todos los libros de Roux y nos veamos en la presentación que hace el 13 de mayo en la feria.

Ahora, lo de siempre:

ESCAPE

Si Ricky Desmond tan solo pudiera hacer entrar en razón a su madre, la convencería de que él no pertenece al hospital psiquiátrico Brookline. Allí no hay ningún paciente como él: ni el hombre que cree que puede volar ni la mujer que asesinó a su esposo. Todo lo que Ricky hizo fue perder la cabeza un poco… y solo ocurrió una vez. Pero cuando el director Crawford lo selecciona para un programa muy especial –un programa que, según el propio director promete, no lo curará, sino que lo perfeccionará– Ricky se da cuenta de que tal vez no tenga tiempo para hacer entrar en razón a su madre.

Debe escapar ahora o puede ser demasiado tarde.

Este libro se sitúa temporalmente cuando Daniel Crawford era el Director del Brookline Asylum ♥ y nos ubica a la par (literalmente, hay partes en que las líneas temporales se superponen y eso está BUENÍSIMO) de “El Director” (reseña haciendo clic). Lo que significa que volvemos a ver a la enfermera Jocelyn Ash, aunque ya no es nuestra protagonista, sino un personaje más de esos que, tan típico de Roux, te hacen acordar un poco a Snape: ¿Confío o no confío? ¡Qué dilema!

Nuestro prota es Ricky, quien tiene conductas sexuales desviadas y arrebatos de furia. O sea… *respiro* ES BISEXUAL y está un poco enojado con el mundo por cómo lo trata. ¡Yay por la representación, Maddie! Si bien no es nuevo tener diversidad en esta saga (mi bae Jordan es gay, lo mismo que Cal, y me juego lo que no tengo a que Abby es asexual, o demi), no hay muchos libros dando vueltas con protagonistas bisexuales así que FOUR FOR YOU, MADDIE! YOU GO, MADDIE! Además, la compinche que también está atrapada en Brookline (y que si no te cae bien no sé qué estuviste leyendo) es Kay, una chica trans. Así que, ahí va.

“Escuché que el servicio a al habitación es terrible allí arriba. Tienes que quejarte con el gerente. ¿Yo? Estuve en el spa todo el día. K.”

Les juro, en dos oraciones sobre Kay Maddie me hizo sentir más… bronca, impotencia, tristeza, y ganas de provocar un cambio en la forma en que son vistas/ tratadas las personas trans que otros autores que escriben 300 páginas de temática de identidad de género. ¡La representación es tan importante y Roux lo hace tan bien! Todavía no sé qué voy a decirle cuando la vea en la feria, pero sin dudas un “desde la comunidad, te digo GRACIAS” está en la lista.

“Ella y los demás pacientes autorizados a presenciar la gala del director estaban vestidos para la ocasión: sencillas camisas blancas y pantalones para los hombres y las mismas camisas y faldas negras decentes para las mujeres. Kay se retorció en sus pantalones; se veía desdichada. Era un evidente insulto del director, pero Ricky se había asegurado de salir de la neblina de su nerviosismo para decirle que igual se veía bonita, incluso sin la falda”

(Te amo, Rick)

La historia que nos cuenta Escape es todo lo tétrica que uno espera de la Saga Asylum, especialmente cuando se trata de el Crawford que no es Dan, el chico adolescente que ve cosas que no debería ver, sino Daniel, el Director visionario, pionero, adelantado a su época… eh, digo, el monstruo, manipulador, carnicero, despiadado Daniel Crawford.

Ricky llega a Brookline y piensa que va a ser como los otros centros a los que su madre y su padrastro (que es de esos tipos despreciables a lo Dolores Umbridge) lo mandaron con anterioridad (o sea, Ricky tiene historial de conductas sexuales no aceptables -meh- y es u poquito violento a veces); pero no pasa mucho tiempo antes de que se de cuenta de que algo no está bien en ese lugar, que hay un interés especial puesto en él que no puede augurar nada bueno, y que tiene que ESCAPAR *guiño-guiño*. Rick no va a saber en quién confiar y en quién no; no sólo se va a encontrar con que no sabe si puede confiar en quienes lo rodean, sino que llegado un momento no sabe si puede confiar en sí mismo, y todo lo que querés es entrar al libro, abrazarlo y sacarlo de ahí, Crawford be damned.

“No corras, no te escondas. Pelea.”

Crawford está en el pináculo de su carrera, sus ansias de conocimiento y de poder no dejan de crecer; sabíamos desde antes qué buscaba, pero nunca cómo intentaba conseguirlo, y acá nos cuentan todo con lujo de detalle. En serio. Es macabro. Y bellísimo.

Otros personajes que ya conocimos aparecen, pero no quiero hacer spoilers por lo que les digo: si se quedaron con ganas de saber algo más de la historia de Brookline o de algunos de sus pacientes, lean Escape del Asylum. Es una gloriosa vuelta a Brookline (que, seamos sinceros, lo extrañamos un montón en Catacomb. Terrorífico y todo, el antiguo manicomio se ganó un lugar en nuestros corazones asylers).

No voy a mentir, algunas cosas me parecieron flojas (el final me pareció medio apurado, pero como ya sabemos todo lo que pasa en el futuro, lo entiendo).  Algunas cosas me hubiera gustado que las desarrollara más (básicamente, quiero diez libros más sobre Brookline), pero Madeleine no pierde el estilo y te mantiene en vilo hasta el final: de verdad no sabés si Rick va a poder escapar, no sabés si la enfermera Ash es de confianza, no sabés qué va a pasar con Kay…

Exacto. Si quedaste manija con Brookline y Catacomb te pareció genial pero sentiste que necesitabas volver al Manicomio para un par de sesiones más, esto… ¡corré al stand 1617 del Pabellón Amarillo de la Feria del Libro y comprá “Escape del Asylum”! De paso hacés que Madeleine Roux te lo firme el sábado 😉

Anuncios

Un comentario en “Reseña: Escape del Asylum, de Maddie Roux <3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s