Reseña: “La lección de August”, de R. J. Palacio

¡Hola lectores! ¡He vuelto! Y para dejarlos con una sonrisa pese a mi desaparición tan larga, volví con mi opinión personal sobre “La lección de August” de R. J. Palacio, editado aquí por Nube de Tinta.

LALECCION

Sí, ya sé, no es ninguna novedad. Sí, ya sé, se hicieron un montón de reseñas. Sí, ya sé, conocés LA frase del libro que todo el mundo cita. No, no estoy a punto de decirte que mi reseña es mejor. Ni siquiera voy a decirte que es distinta. Sólo que es la mía, y te invito a leerla. Además, va a salir la película y seguro que querés leer más al respecto, ¿no?

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.
Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

August (Auggie) es un niño de 10 años que nació con el Síndrome de Treacher Collins, lo que le causó malformaciones craneofaciales que hacen que su cara sea “distinta”. Pese a que para protegerlo de las burlas, los comentarios odiosos y las miradas indiscretas, su familia lo mantiene relativamente aislado del mundo exterior, intentando que su infancia se desarrollo en un ambiente amable, por supuesto que “las miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro” están ahí, y a lo largo del libro vemos cómo afecta esto no sólo a Auggie, sino a su familia y a sus amigos.

“Ojalá fuera Halloween todos los días. Podríamos pasearnos por ahí y conocernos antes de ver qué aspecto tenemos debajo de las máscaras

Esto de ver cómo atraviesan las distintas situaciones los distintos personajes se logra gracias a la brillante utilización de Palacio de varios puntos de vista; digo brillante porque no sólo cambia el personaje, sino que se las arregla para darle voz y tono propios a cada uno, de una manera magnífica y sin perder ritmo en ningún momento. Y como si fuera poco, hay libros que acompañan, contados por distintos personajes, ¡y no aguanto las ganas de leerlos!

Cuando Auggie cumple los diez años es cuando empieza esta historia: Por primera vez va a ir al colegio – hasta entonces, su mamá hacía las veces de maestra-, y va a encontrarse en un montón de situaciones nuevas –como cualquiera que empieza la escuela-, algunas lindas, otras muy feas, y página tras página vemos cómo enfrenta cada nuevo desafío que la vida le presenta (también vemos situaciones pasadas, hay varias anécdotas que se nos cuentan para que entendamos mejor lo que están viviendo los personajes al momento de la  historia principal).

Por supuesto que, en lo que Auggie respecta, lo principal va a ser intentar encajar en la escuela, donde conocemos a variopintos personajes. Creo que es importante destacar que Auggie se rodea de personas muy buenas y que son muy lindas con él, pero también hay personas que no saben cómo comportarse con él, algunas que se portan bastante feo, otras que al menos lo intentan. Todos los personajes tienen sus personalidades bien marcadas, que justifican sus acciones y reacciones. Algunos nos caen bien enseguida, otros no tanto. Y aún así, entendemos un poquito a todos. Creo que todos estuvimos ahí alguna vez. Sí, ahí. Ahí, donde sea.

“A veces no hace falta que uno quiera hacerle daño a alguien para lastimarlo, ¿entiendes?”

Pero no quiero contar mucho más de la historia porque, en realidad, cuando terminamos el libro no nos quedamos pensando en la historia de Auggie, o de Olivia (su hermana), o de Jack… Nos quedamos con algo completamente distinto y exponencialmente más importante. Nos quedamos con esperanza, nos quedamos asombrados, nos quedamos con preguntas. Porque este libro nos muestra cómo la gente lo trata a August, sí. Pero la lección que nos deja es la siguiente:

“Quiénes somos –dijo, subrayando cada palabra-. Quiénes somos. Nosotros. ¿Entienden? ¿Qué clase de personas somos? ¿Qué clase de personas son? ¿Acaso eso no es lo más importante de todo? ¿No es esa la pregunta que deberíamos hacernos a toda hora? ¿Qué clase de persona soy?”

Y yo le respondo al Maestro Browne, uno de los mejores personajes del libro, que yo quiero ser una persona amable.  

Y más allá de que los que me conocen saben que mi estado de whastapp es “Have courage and be kind”, y que participo en GISHWHES cuando tengo la oportunidad, y que considero que RAKEverywhere debería ser un movimiento galáctico, este libro nos ayuda a replantearnos nuestras actitudes, locuciones, relaciones, nos hace viajar hacia adentro, y nos intenta hacer cambiar para bien, sin necesidad de la promesa de un premio al final para aquél que fue más amable. Porque te enseña que no se trata de cómo te trate la vida, sino de cómo vos reaccionás a ella. 

Se entiende la idea, ¿verdad?

Es un libro tierno de principio a fin. No conocía lo que era heartwarming hasta que leí este libro. Es uno de esos que todos deberíamos leer, y leer otra vez cuando el smog de la ciudad nos nubla la vista, y estamos enojados con la vida, y creemos que el universo nos odia.

“la cabeza me da vueltas, pero luego unos pensamientos más ligeros me tranquilizan, como una tercera menor en un acorde mayor. no, no, no todo depende del azar. si todo dependiera del azar, el universo nos abandonaría por completo. y el universo no nos abandona. cuida de sus creaciones más frágiles de un modo invisible. por ejemplo, con unos padres que te adoran ciegamente. y una hermana mayor que se siente culpable por sentirse humana. y un chico de voz áspera que se ha quedado sin amigos por ti. e incluso una chica de pelo rosa que lleva una foto tuya en la cartera. quizá sea una lotería, pero el universo acaba compensándolo. el universo cuida de todos sus pájaros.”

Exacto. Yo también lloré con ese párrafo. Es que muchas veces, por mucho tiempo, sentí que la vida estaba en mi contra. Y les JURO que cuando leen este libro, empiezan a ver luz donde antes veían sólo la prominente sombra; empiezan a ver bondad donde veían mera cortesía; empiezan a ver esperanza donde antes sólo había enojo. ¿Y saben por qué? Porque RETROALIMENTACIÓN. Es imposible terminar el libro sin ser concientemente más amables que lo necesario. Y sé que suena a libro de autoayuda, pero todo fluye, cosechas lo que siembras, the force siempre encuentra el balance. Así que los dejo con la última cita que no, no es el precepto de Auggie – que seguro ya lo conocés, y sí, es cierto, todos vencemos a la vida al menos una vez y todos merecemos que nos aplaudan de pie-, pero me quiero despedir con una propuesta:

“¿Podríamos hacer una nueva regla: intentar ser siempre más amables que lo necesario?… Como seres humanos, llevamos dentro no solo la capacidad para ser amables, sino la elección de poder ser amables”

Ánimo. El universo cuida de todos sus pájaros.

Anuncios

6 comentarios en “Reseña: “La lección de August”, de R. J. Palacio

  1. Creo que este libro fue mi favorito del año pasado. Lo leí casi de casualidad (pensaba que era más infantil de lo que es en realidad) y me fascinó. Me parece de esas novelas imprescindibles que todo el mundo debería leer, entrañable y tierna y con un montón de valores. Muy de acuerdo con todo lo que has dicho. 😀

    Porque te enseña que no se trata de cómo te trate la vida, sino de cómo vos reaccionás a ella.
    ¡Exacto!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s