¡Colaboré en el Blog Literaria Infinita! Reseña de “Por trece razones”

¡Hola lectores! Escribo este post express para contarles sobre mi segunda colaboración en un blog. Esta vez llevé mi reseña de “Por trece razones” (novela de de Jay Asher que en unos días va a llegar a la pantalla de Netflix en formato de serie) al blog LITERARIA INFINITA!

LLIHacen clic en la imagen y van directo a mi reseña, ¡pero paseen por toda la página que es hermosa!

Gracias infinitas (pun intended!) al blog por darme un espacio para contar mi opinión del libro.  ¡No se olviden de comentar qué les pareció!

Y no se olviden de ser amables 🙂

Reseña: “La lección de August”, de R. J. Palacio

¡Hola lectores! ¡He vuelto! Y para dejarlos con una sonrisa pese a mi desaparición tan larga, volví con mi opinión personal sobre “La lección de August” de R. J. Palacio, editado aquí por Nube de Tinta.

LALECCION

Sí, ya sé, no es ninguna novedad. Sí, ya sé, se hicieron un montón de reseñas. Sí, ya sé, conocés LA frase del libro que todo el mundo cita. No, no estoy a punto de decirte que mi reseña es mejor. Ni siquiera voy a decirte que es distinta. Sólo que es la mía, y te invito a leerla. Además, va a salir la película y seguro que querés leer más al respecto, ¿no?

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.
Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

August (Auggie) es un niño de 10 años que nació con el Síndrome de Treacher Collins, lo que le causó malformaciones craneofaciales que hacen que su cara sea “distinta”. Pese a que para protegerlo de las burlas, los comentarios odiosos y las miradas indiscretas, su familia lo mantiene relativamente aislado del mundo exterior, intentando que su infancia se desarrollo en un ambiente amable, por supuesto que “las miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro” están ahí, y a lo largo del libro vemos cómo afecta esto no sólo a Auggie, sino a su familia y a sus amigos.

“Ojalá fuera Halloween todos los días. Podríamos pasearnos por ahí y conocernos antes de ver qué aspecto tenemos debajo de las máscaras

Esto de ver cómo atraviesan las distintas situaciones los distintos personajes se logra gracias a la brillante utilización de Palacio de varios puntos de vista; digo brillante porque no sólo cambia el personaje, sino que se las arregla para darle voz y tono propios a cada uno, de una manera magnífica y sin perder ritmo en ningún momento. Y como si fuera poco, hay libros que acompañan, contados por distintos personajes, ¡y no aguanto las ganas de leerlos!

Cuando Auggie cumple los diez años es cuando empieza esta historia: Por primera vez va a ir al colegio – hasta entonces, su mamá hacía las veces de maestra-, y va a encontrarse en un montón de situaciones nuevas –como cualquiera que empieza la escuela-, algunas lindas, otras muy feas, y página tras página vemos cómo enfrenta cada nuevo desafío que la vida le presenta (también vemos situaciones pasadas, hay varias anécdotas que se nos cuentan para que entendamos mejor lo que están viviendo los personajes al momento de la  historia principal).

Por supuesto que, en lo que Auggie respecta, lo principal va a ser intentar encajar en la escuela, donde conocemos a variopintos personajes. Creo que es importante destacar que Auggie se rodea de personas muy buenas y que son muy lindas con él, pero también hay personas que no saben cómo comportarse con él, algunas que se portan bastante feo, otras que al menos lo intentan. Todos los personajes tienen sus personalidades bien marcadas, que justifican sus acciones y reacciones. Algunos nos caen bien enseguida, otros no tanto. Y aún así, entendemos un poquito a todos. Creo que todos estuvimos ahí alguna vez. Sí, ahí. Ahí, donde sea.

“A veces no hace falta que uno quiera hacerle daño a alguien para lastimarlo, ¿entiendes?”

Pero no quiero contar mucho más de la historia porque, en realidad, cuando terminamos el libro no nos quedamos pensando en la historia de Auggie, o de Olivia (su hermana), o de Jack… Nos quedamos con algo completamente distinto y exponencialmente más importante. Nos quedamos con esperanza, nos quedamos asombrados, nos quedamos con preguntas. Porque este libro nos muestra cómo la gente lo trata a August, sí. Pero la lección que nos deja es la siguiente:

“Quiénes somos –dijo, subrayando cada palabra-. Quiénes somos. Nosotros. ¿Entienden? ¿Qué clase de personas somos? ¿Qué clase de personas son? ¿Acaso eso no es lo más importante de todo? ¿No es esa la pregunta que deberíamos hacernos a toda hora? ¿Qué clase de persona soy?”

Y yo le respondo al Maestro Browne, uno de los mejores personajes del libro, que yo quiero ser una persona amable.  

Y más allá de que los que me conocen saben que mi estado de whastapp es “Have courage and be kind”, y que participo en GISHWHES cuando tengo la oportunidad, y que considero que RAKEverywhere debería ser un movimiento galáctico, este libro nos ayuda a replantearnos nuestras actitudes, locuciones, relaciones, nos hace viajar hacia adentro, y nos intenta hacer cambiar para bien, sin necesidad de la promesa de un premio al final para aquél que fue más amable. Porque te enseña que no se trata de cómo te trate la vida, sino de cómo vos reaccionás a ella. 

Se entiende la idea, ¿verdad?

Es un libro tierno de principio a fin. No conocía lo que era heartwarming hasta que leí este libro. Es uno de esos que todos deberíamos leer, y leer otra vez cuando el smog de la ciudad nos nubla la vista, y estamos enojados con la vida, y creemos que el universo nos odia.

“la cabeza me da vueltas, pero luego unos pensamientos más ligeros me tranquilizan, como una tercera menor en un acorde mayor. no, no, no todo depende del azar. si todo dependiera del azar, el universo nos abandonaría por completo. y el universo no nos abandona. cuida de sus creaciones más frágiles de un modo invisible. por ejemplo, con unos padres que te adoran ciegamente. y una hermana mayor que se siente culpable por sentirse humana. y un chico de voz áspera que se ha quedado sin amigos por ti. e incluso una chica de pelo rosa que lleva una foto tuya en la cartera. quizá sea una lotería, pero el universo acaba compensándolo. el universo cuida de todos sus pájaros.”

Exacto. Yo también lloré con ese párrafo. Es que muchas veces, por mucho tiempo, sentí que la vida estaba en mi contra. Y les JURO que cuando leen este libro, empiezan a ver luz donde antes veían sólo la prominente sombra; empiezan a ver bondad donde veían mera cortesía; empiezan a ver esperanza donde antes sólo había enojo. ¿Y saben por qué? Porque RETROALIMENTACIÓN. Es imposible terminar el libro sin ser concientemente más amables que lo necesario. Y sé que suena a libro de autoayuda, pero todo fluye, cosechas lo que siembras, the force siempre encuentra el balance. Así que los dejo con la última cita que no, no es el precepto de Auggie – que seguro ya lo conocés, y sí, es cierto, todos vencemos a la vida al menos una vez y todos merecemos que nos aplaudan de pie-, pero me quiero despedir con una propuesta:

“¿Podríamos hacer una nueva regla: intentar ser siempre más amables que lo necesario?… Como seres humanos, llevamos dentro no solo la capacidad para ser amables, sino la elección de poder ser amables”

Ánimo. El universo cuida de todos sus pájaros.

Reseña: Si el Amor es una Isla, de Esther Sanz.

¡Hola, hola, lectores! Sí, sí, ya sé, dije que iba a traer esta reseña ayer, pero estuve muuuuy ocupada recibiendo mensajes, flores, chocolates y cartas de amor. Ok, no. Estuve ocupada en el Estudio. Y ya saben cómo es esto: tengo que sentarme, escribir y publicar, no conozco otra forma de trabajar. Lo bueno es que hice tanto ayer que hoy tengo tiempo para escribir, así que vamos a lo que importa:

sielamor

“A veces, el amor te encuentra en donde menos lo esperas. 

Dicen que una isla es el lugar ideal para perderse. Yo tuve que llegar al inhóspito Sark, un islote con quinientas almas en el canal de la Mancha, para encontrarme a mí misma.”

“Si el amor es una isla es una novela absolutamente fascinante. Con una prosa musical y envolvente, Esther Sanz ha sabido crear a la perfección una atmósfera misteriosa, romántica y sensual que atrapa al lector desde la primera hasta la última línea. Con unos personajes que enamoran y una ambientación magnífica, los lectores la devorarán con placer, se sorprenderán con sus giros inesperados y terminarán suplicando más” -Javier Ruescas-.

 

Love is (still) in the air. Y es que cómo no amar un libro con esa portada *The Phantom Of The Opera suena de fondo*

Como lo ilustra desde el vamos, esta primer entrega de la saga Silence Hill tiene TODO ese romance misterioso o misterio romántico del clásico entre clásicos, El Fantasma de la Ópera. (miren otra vez… ahí, sí, tiene una máscara que vendría a cubrir la mitad de un rostro. Romance y misterio en una sola pieza de utilería). No es el típico romance chica-conoce-chico, no; acá, la chica no conoce al hombre hasta bien entrada la novela, aunque no por eso tarda lo mismo en enamorarse. Ah, ya los atrapó, ¿verdad?

A ver… La historia es… simplona. Muy usada: chica joven que llega a una misteriosa isla para trabajar en un excéntrico hotel por una paga genial, sólo que las cosas no parecen ser muy simples en Sark.

Lo primero que leemos del hotel es “Bienvenido a Silence Hill. Un paraíso de calma bajo las estrellas” y en un par de páginas ya sabemos que lo que menos va a tener nuestra protagonista es calma. Todos en la isla parecen temerosos de Patrick, su nuevo jefe, o, como lo llaman algunos, su nuevo “amo” –porque la isla es casi feudal, todavía, y aparentemente todos se sienten más cómodos si los habitantes se dividen entre “amos” y “siervos”-.

En Silence Hill no faltan los compañeros de trabajo bien diversos (el ama de llaves malvada, el cocinero compinche, la mucama dulce a la que la vida en la isla hizo dura); si bien no hay ni señales de que su jefe esté por ahí, no pasa una noche que nuestra prota (y nosotros con ella, duh) nos damos cuenta de que el Señor Groen es omnipresente. Lo sabe todo, todo el tiempo. Además del servicio, en el Hotel conocemos a los peculiares (bueno, una en particular, pero estoy tratando no hacer spoilers) huéspedes, con los que nos llegamos a encariñar. Sí, todos los personajes del libro son bien peculiares, Miss Peregrine podría mandar acá tranquilamente.

Fuera del hotel, la autora nos presenta otro abanico de disímiles personajes: tenemos a Jim, un típico chico lindo, dulce y obvia y rápidamente interesado en Luisa, que llegó a la isla para escribir una novela (¿o no?); Jack, un viejo -que amé– con un parche en el ojo que no tarda en hablarle pestes de su nuevo jefe (venga, todos en Sark hablan pestes de Patrick, todo el tiempo); tenemos a Elisabeth, a la que amamos de entrada porque dirige una tienda que se llama “Books & Cups” y, o sea, ¿qué no amar de eso?; y, en fin, un sinfín de personajes para descubrir y muchos misterios que resolver también ahí afuera.

Muy pronto Luisa no va a saber en quién confiar, va a darse cuenta de que no sabe quién es quién en la isla, y se va a enamorar perdidamente de una sombra que se llama Patrick Groen, dueño del Hotel y full-time fantasma respetado y temido por todos. Esto, sin soslayar que en su primer encuentro con Jim (y tiene varios, el chico hace las veces de cochero del hotel), Luisa dice lo siguiente: “Jim… tocó mi frente antes de mover la cabeza de un lado a otro, contrariado. Aquel roce me produjo un escalofrío.” – O sea, sí, además de no saber quién es quién y qué historia creer, Luisa va a tener que fijarse si el escalofrío que le produce el contacto con dulce escritor supera a todas las emociones y sensaciones intensas que le produce su nuevo… jefe. Que son varias. Y muy intensas.

Y es que aunque le dicen en un momento “en el amor, nunca entregues más de lo que te ofrecen”, después de varios encuentros-que-no-son-encuentros y otros que sí lo son – y muy íntimos, y bien descritos y con una narrativa muy cuidada y muy sensual-, Luisa está más que lista para darlo todo por amor. Pero tiene que resolver un par de misterios antes, empezando por el más importante: ¿Quién es Patrick Groen?

La novela – que, por si no quedo claro, se las super recomiendo, incluso si, como yo, no son fans del romance– está escrita de forma exquisita, realmente me sorprendió la pluma de Esther Sanz. Es sublime.

Las descripciones (de los personajes, de las sensaciones, de los escenarios) te obligan a involucrarte. Te sentís adentro del libro, literalmente. Tiene una prosa elaborada que en muchas partes (tengo que decirlo) salva un plot bastante previsible: Es que sí, el misterio está presente hasta el final, pero hay muchas pistas que, a menos que tengas la cabeza atolondrada por el enamoramiento como Luisa, te cantan (casi) todas las respuestas. Con todo, es lindo atravesar todo lo que atraviesa la protagonista e ir conociendo a todos los habitantes de Sark. Y es bueno sentir que no quedan hilos colgando o plot-holes dando vueltas. Al final del libro sentí que cada personaje era una pieza en un rompecabezas gigante que vemos recién en el último capítulo (sip, junto con nuestra protagonista que capaz ni se había dado cuenta de que estaba metida en el juego). Todo esto, claro, me lleva a conjeturar sobre lo que se viene en la segunda parte, “Si el amor es un canto de Sirena”. Y si Uds. también quieren saber cómo sigue esto, los invito al HangOut que VRYA organiza HOY (15-02-17) con nada más y nada menos que… ¡Esther Sanz! La autora de esta maravillosa saga que, además, ¡viene a la Feria del Libro este año!

ho-sanz

¡¿Quieren todavía más?! Bueno, en el HO se va a develar la PORTADA de la segunda parte. Y ya vieron la primera, así que tienen que querer ver lo que se viene. Los invito por acá a sumarse, y a comentar en las redes usando #HangOutEstherSanz (¡sigan a la editorial en TW! @vreditorasya para no perderse ninguna novedad! 😉

¡Nos vemos a la noche en el HO! Y sino, en la próxima entrada.

Sing, my angel of music ♪

Reseña: Anne & Henry, de Dawn Ius.

anne-and-henry

  Henry Tuddor tiene su vida fríamente planificada por su familia: presidente del cuerpo de estudiantes. Harvard. Una carrera política. Éxito y dinero. Pero… ¿qué sucede con las cosas que él realmente quiere hacer?

Anne Boleyn es auténtica, impulsiva, no se calla nada, y es todo lo que Henry no puede ser ni desear. Sin embargo, él solo puede pensar en ella. A pesar de la advertencia de sus amigos y su familia, Henry está dispuesto a arriesgar todo con tal de estar con Anne.

¿El amor que sienten les traerá un “vivieron felices por siempre” o los destruirá?

Inspirada en la historia de Ana Bolena y el rey Enrique VIII, Anne & Henry recrea la intensidad, el amor y la traición de una de las parejas más controvertidas de la historia.

¿Vale la pena arriesgarlo todo por amor?

Oh, emocionante, ¿verdad? Una de las mejores historias de… historias. De política, de amor, de religión. ¿Y VRYA me la trae, en un timeline moderno? ¡Compro!

No tan rápido, primero veamos lo que dice la versión original del libro…

“A contemporary retelling of the romance between King Henry the VIII and Anne Boleyn, in which Henry is a wealthy, popular teen destined for political greatness, and Anne is the manic pixie dream girl who ensnares him and threatens to destroy the life he’s worked so hard to build….”

manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie dream girl. manic pixie—

Manic Pixie Dream Girl: “esa criatura cinematográfica burbujeante y superficial que sólo existe en la febril imaginación de escritores-directores sensibles para enseñar a los jóvenes graves y pensativos a abrazar la vida y sus infinitos misterios y aventuras. Se dice que las MPDG ayudan a sus hombres sin perseguir su propia felicidad, y estos personajes nunca crecen, así que sus hombres nunca crecen.”

Ok, ahora, para empezar ¿a quién se le ocurrió que Ana Bolena, reformista religiosa, que fue aclamada como una heroína por figuras protestantes; que fue “generosa patrocinadora de la caridad, distribuyendo limosnas para ayudar a los pobres y fondos a fundaciones educativas”; quien “como reina, presidió una corte magnífica”; quien “causaba buena impresión con su gusto por la moda e inspiró muchas tendencias entre las damas de la corte”; vuelvo, a quién se le ocurrió que Ana Bolena era una “manic pixie dream girl”? Ah, sí, a Dawn Ius, y a la editorial que publicó el libro originalmente, que lo puso en la contratapa. LO USÓ EN LA CONTRATAPA.

Mi culpa, leí la versión en español, y me creí lo del “auténtica, impulsiva, no se calla nada y es todo lo que Henry no puede ser ni desear”. Me emocioné, dije “Wow, por fin, un personaje femenino fuerte, genuino, con iniciativa política y cultural, con visión, con determinación”. JA.

No, gente. Si les gusta Ana Bolena, si conocen un poquito de historia general, y de historia Europea en particular, pasen y sigan de largo, porque este libro no tiene nada que ofrecerles. No se dejen engañar, no es un retelling. Sólo agarraron un par de nombres y los acomodaron. Al chico rico lo llamaron Henry, a la chica—al interés romántico– Anne, a la ex Catherine, y a la futura Jane Seymour. Pero NADA MAS.

No esperen saber nada de esa mujer que “a nosotros nos parece religiosamente inconsecuente, más que agresiva; calculadora, más que emotiva; con un ligero toque cortesano aunque con gran control político… una mujer que tomó el control de su propia situación en un mundo de hombres; una mujer que hizo que su educación, su estilo y su presencia pesaran más que las desventajas de su sexo; pasó de ser moderadamente bien vista, a conducir una tormenta en la corte y al Rey. Quizás, al final, es la evaluación de Thomas Cromwell la que esté más cerca: inteligencia, espíritu y coraje.” (Ver los trabajos de Eric Ives para el argumento del año 1500/1501 y R. M. Warnicke para 1507.)

Lo único que tiene de similar es que Anne y Henry se conocen en un baile de máscaras, como Ana Bolena y el Rey. Ahí paran todas las similitudes.

Lo primero que hace Anne en esa fiesta es asegurarse la reputación de chica atrevida y fácil, de las que comen frutillas bañadas con chocolate mientras le susurra algo a un chico en el oído. Nada en contra de eso, pero me importa si me quieren vender esto como un retelling de Ana Bolena. Si me quieren vender que esto haría la Ana Bolena que en el 1500 le escribió al REY: “suplico a su alteza muy seriamente que desista, y a esta mi respuesta en buena parte. Prefiero perder la vida que la honestidad”. Nah, ésta Anne dice “Me inclino hacia delante, no demasiado lejos. Solo lo suficiente para que el tirante de mi camiseta se deslice un poco y muestre el principio del escote”. Ésta Anne “se inclina, se pone de espaldas, hace chocar sus lenguas, arquea la espalda en una clara invitación” bla, bla, bla. Esta Anne va de muy buena gana y súper predispuesta a un juego de simulacro vestida de prostituta, porque a quién le importa que la belleza de Ana Bolena, “en una visión retrospectiva, estaba no tanto en su aspecto físico, como en su viva personalidad, su elegancia, su agudo ingenio y otras habilidades”.

Ah, sí, de prostituta porque Catherine y todos los chicos populares del instituto la detestan, no quieren que Henry manche su reputación metiéndose con ella, porque acá Anne es todo lo contrario a Ana Bolena. Ana Bolena “era baja y ostentaba una sugestiva fragilidad… destacó en el canto, componiendo música, bailando y conversando… No era sorprendente por tanto, que los jóvenes de la corte pulularan a su alrededor”. No importa en qué biografía busques, es moneda corriente leer que “la gente parecía atraída principalmente por el carisma de Ana. Pero en este libro no, Anne no tiene amigos, no tiene aliados, no tiene de su lado ni a su propia familia (que, ups, también es completamente contrario a lo que pasó en la realidad allá por el 1500), sino que es burlada, ridiculizada, aislada. No, no, acá a esa misma Ana nadie la quiere, todos la odian, aunque vamos a tener páginas y páginas de chicos describiéndola y viendo cómo en realidad todos los amigos de Henry se quieren “liar” con Anne, porque está buena aunque saben que no es buena, ¿entienden? Es un bicho raro que no tiene futuro, que no encaja en la alta sociedad. Oh, pobre, pobre MPDG. Dios, una MPDG la Ana Bolena que “causó una buena impresión en los Países Bajos por sus maneras y dedicación y vivió allí desde la primavera de 1513 hasta que su padre ordenó que siguiera su educación en París el invierno de 1514. En Francia, Ana fue dama de honor de Claudia de Francia y también actuaba de intérprete siempre que hubiera algún importante invitado inglés en la corte. En la casa de la Reina completó sus estudios de francés y adquirió un conocimiento detallado de la cultura francesa y el protocolo. También se interesó por la moda y por la ética que reclamaba la reforma de la Iglesia”. Pero ojo, a esta Anne no se le cae una idea, ni le gusta ser el centro de atención. Se contenta con estar en una esquina con Henry, mordiéndose el labio inferior, que parece ser todo lo que sabe hacer.

Entonces, claro, es obvio que la vamos a leer diciendo “me he convertido en una de esas chicas tontas, delirantes de amor”. En realidad, así es como la vemos siempre. Se enamora en el primer capítulo, ergo sólo vemos a esa chica tonta. Somos testigos de una seguidilla de encuentros pseudo-sexuales en donde Anne no piensa, Henry es un chico de 18 años con las hormonas alteradas, y casi se matan un par de veces por la mala combinación de exceso de alcohol, exceso de velocidad y falta de materia gris en el cerebro. Sí, juro que se supone que es un retelling sobre Ana, la que, en lo que Henry se refiere, “se resistió a sus intentos de seducción y se negó a convertirse en su amante. Rechazó las propuestas iniciales del rey diciendo, «suplico a su alteza muy seriamente que desista, y a esta mi respuesta en buena parte. Prefiero perder la vida que la honestidadPrefiero perder la vida que la honestidad. Prefiero perder la vida que la honestidad. Prefiero perder la vida que la honestidad. Sí, esa que incluso cuando Henry le propuso matrimonio y ella aceptó, siguió sin acostarse con él antes de casarse para no tener un hijo bastardo. Increíble.

Hacia el final del libro, tenemos a la pobre, pixie girl Anne diciéndonos: “El exnovio de mi hermana, el expropietario, mi exvida me transforman en una especie de princesa desilusionada a la espera de un cazador de dragones que venga a salvarme, que me libere”. Sí, se supone que habla Ana Bolena, “una de las reinas más ambiciosas, inteligentes e importantes de la historia europea”.  La que cuando fue a morir hizo un chiste sobre su cuello pequeño y dijo “Buena gente cristiana, he venido aquí para morir, de acuerdo a la ley, y según la ley se juzga que yo muera, y por lo tanto no diré nada contra ello. He venido aquí no para acusar a ningún hombre, ni a decir nada de eso, de que yo soy acusada y condenada a morir, sino que rezo a Dios para que salve al rey y le de mucho tiempo para reinar sobre ustedes, para el más generoso príncipe misericordioso que no hubo nunca: y para mí él fue siempre bueno, un señor gentil y soberano. Y si alguna persona se entremete en mi causa, requiero que ellos juzguen lo mejor. Y así tomo mi partida del mundo y de todos ustedes, y cordialmente les pido que recen por mí. Oh Señor ten misericordia de mí, a Dios encomiendo mi alma.”.

Tenía MIL Y UNA COSAS MÁS para decir sobre este libro. Pero la voy a hacer corta:

Henry, el chico rico con vida política delante de él, prearmada por su familia, por supuesto. Anne, la chica “problemática” que anda con remeras de bandas punk-rock y maneja una moto, y eso es lo más rebelde que hace en las 310 páginas del libro. Anne, la que se supone que se basa en la reina más importante en la historia europea, la reina reformista, la reina venerada y respetada hasta por sus enemigos, y que acá no hace tambalear la más mínima norma, la que acá se calla, la que acá ni siquiera piensa en una reforma porque no se le ocurre qué reformar, porque lo único que quiere es que el chico rico la quiera, y hace lo que sea para que eso pase.

No pierdan tiempo. No vale la pena. Ni siquiera si nos olvidamos del retelling y lo tomamos como historia independiente de dos chicos de secundaria que se conocen y se sienten sexualmente atraídos de inmediato, NO VALE LA PENA. Vayan a leer Crepúsculo.

Si lo leyeron, por favor compartan su impresión. Si no lo leyeron pero conocen a Ana Bolena, díganme qué les parece lo poco que les conté.

Y estén atentos que mañana subo reseña de otro “romántico” que tiene sentido y vale la pena leer.

 

Resumen express sobre todo lo que trajo Enero (¡que fue bastante!)

¡Hola lectores!

Ya estamos a seis de febrero y yo todavía no hice recuento del mes pasado, ¡con todo lo que pasó! Este es un post Express en el que hago un repaso contándoles lo que pasó, lo que está pasando, y lo que se viene. Empecemos:

Primero, leí un montón. Tuve dos semanas de vacaciones y me dediqué a leer, obviamente. Goodreads me facilita la tarea y me deja traerles una muestra de las lecturas que hice en enero, ¡que sumaron más de 4.000 páginas! (y eso que no cuenta las relecturas… porque obvio que releí Carry On… because I’m disturbed. Ask anyone).

LIBROS LEIDOS.JPG

Sí, son todas muy lindas, ¿no? Algunas mejores que otras, como siempre. Pero en general, fue un mes muy prolífico, no sólo en cantidad sino también en calidad.

De algunos de estos libros ya les hablé, como de Amor & Gelato, Aristotle & Dante, El Director, y Esta noche las calles son nuestras. De otros, les voy a hablar pronto. Tengo preparadas un par de reseñas que necesitan ser “limadas en los bordes” antes de ser publicadas.

También, en enero participé en varios sorteos literarios, ¡y tuve la INCREÍBLE SUERTE de ganar en DOS de ellos!

 si-el-amor

Gracias a la gente de Jungla de Papel y de VRYA, tengo en mis manos (literalmente, ¡estoy terminando de leerlo!) “Si el amor fuera una isla” – saga Silence Hill -, de la autora Esther Sanz. Y esto me hizo súper feliz, porque la autora viene a la Feria del libro 2017 y me encanta conocer los trabajos de los autores invitados.

 la-ultima

Además, gracias a los genios de Plausible y BestYA, voy a tener el mis manos “La última estrella”, de Rick Yancey, lo que me da la excusa perfecta para iniciar una saga que tenía postergada hacía rato. La Quinta Ola, ¡aquí voy!

También en enero las divinas chicas de Las Derrapadoras me invitaron a colaborar en su blog con una entrada derrapera, que terminó siendo una reseña sobre el libro de April G. Tucholke, “Entre el demonio y el profundo mar azul” y no sólo eso, sino que juntas largamos mi primer SORTEO, por un ejemplar del libro en cuestión, en que el pueden participar ACÁ.

16466792_10210260743708214_983138594_o

Estuvimos con la idea desde Diciembre, y queríamos que sea regalo de Reyes, pero por temas de la vida *ejem vacaciones ejem* nos quedó para el 14 de febrero, lo que no tiene nada de malo porque sé que muchos queremos un romance como el que se desarrolla en el libro y nada mejor que el día de los enamorados para, al menos, leer al respecto, ¿no les parece?

Lo más lindo de enero fue que pude comprar una biblioteca, así que ya no tengo más los libros todos amontonados, encimados, o escondidos, pero no tengo ninguna foto en la pc (como siempre, lectores, les escribo desde la oficina), pero los invito a pasarse por mi TW (@belRiddle) donde siempre estoy subiendo fotos lindas de mis bibliotecas y de los libros que estoy leyendo, porque así soy y tengo mucho tiempo libre.

Con eso, me despido por ahora. Si quieren saber algo de las lecturas que hice, ¡no duden en dejar un comentario o hablarme por cualquier red social! Si quieren saber sobre las lecturas que tengo programadas para Febrero, esperen unos días más que vienen en post nuevo (o pregunten, ¡que igual les contesto!)

¡Buena semana!

¡Derrape y SORTEO! Participá por un ejemplar de “Entre el demonio y el profundo mar azul”

¡Hola lectores!

Hoy les traigo una mini entrada, que sirve ni más ni menos para re-dirigirlos a MI PRIMER SORTEO! (“wooow, Bel, you’re so amaziiiin’” se escucha por atrás, con la voz de Moana).

16466792_10210260743708214_983138594_o

Bueno, digo “mi”, pero en realidad se está haciendo conjuntamente con el blog Las Derrapadoras.

Las chicas muy amablemente me invitaron a compartirles un derrape, que pueden ver ACÁ, y publicaron en su blog esa entrada, con mis pensamientos sobre “El Demonio y el Profundo Mar Azul” de April G.Tucholke – y traído de la mano de VRYA– (tengo la propia review en el blog, más abajo, pero les recomiendo que vayan a esa, ¡que es la que viene con sorpresa!). Como ellas me cedieron un lugarcito en su blog, yo cedí una copia del libro reseñado para sortear entre nuestros seguidores.

Sin más preámbulos, los invito a pasar por el derrape, y a participar por… ¡UN EJEMPLAR NUEVITO Y FLAMANTE DEL LIBRO EN CUESTIÓN! Los pasos a seguir son súper pocos y re-sencillos, y tienen toda la info en el blog de las Derrapadoras (¡hagan clic ahí y listo!). Tienen tiempo de llenar el raffle hasta el 14 de Febrero inclusive (porque el libro tiene algo de romance, y, porque si no te gusta el romance, al menos ese día capaz te ganás un libro!). Las chicas de Las Derrapadoras van a estar anunciando al alma ganadora, así que atentos a nuestras redes.

Sin más para decirles, ¡les deseo mucha suerte a todos los que participen!

Reseña: “Esta noche las calles son nuestras”, de Leila Sales.

¡Hola lectores!
            Hoy es el último día de enero, último día de feria judicial, último día de poder procrastinar y no prestar atención al trabajo, así que, obviamente, les traigo una reseña.
            Sé que hace rato no subo nada, es que anduve desganada. Siento que me ahogo en mis responsabilidades y no encuentro cómo acomodar mis pasiones y mis obligaciones para que vayan juntas. Pero una frase de este libro me hizo pensar en que tenía que seguir intentando. Decía: ¿Cuándo tiempo tienes antes de que todos esperen que declares imposibles algunos de tus sueños y te comprometas con ser responsable?”. Bueno, no sé qué espera quién, pero aquí voy, a tratar de seguir soñando responsablemente.
           El libro en cuestión no es exactamente una “novedad”, pero sí fue una increíblemente grata sorpresa y desde ya les digo que si lo dejaron pasar, corran a comprarlo y se hagan de una o dos tardes para leerlo. No se van a arrepentir.
esta
            “Esta noche las calles son nuestras”, de Leila Sales, se publicó por primera vez en el 2015, y llegó a nosotros gracias a la genial gente de V&R editoras ♥. Ésta es la sinopsis oficial:
La vida muchas veces puede ser injusta. Arden Huntley siente eso. Ella siempre fue leal. Sus amigos y su familia la definen así. Pero está cansada de serlo y de vivir preocupándose por personas que no la aprecian realmente. Incluso de su madre, que se marchó de su casa sin pensarlo dos veces. Y de su mejor amiga, que últimamente solo piensa en ella. Un día, Arden se topa con el blog Esta noche las calles son nuestras, y comienza a leer las reflexiones de Peter, un joven neoyorkino, con quien cree tener muchas cosas en común. Al menos, él sí parece entender cómo es la vida. Arden quiere conocerlo. Necesita conocerlo. Por eso, viaja a Nueva York, pero solo tiene una noche. Una noche en la que todo puede suceder y en la que tendrá que aprender que no todos son lo que aparentan. Incluso ella tal vez no sea esa persona tan segura de sí misma que siempre pensó que era. “¿Alguna vez leíste un libro, un blog o un ensayo y pensaste: Definitivamente, este autor es mi alma gemela? Entonces, podrás comprender perfectamente Esta noche las calles son nuestras, pero no esperes la típica historia de amor. La novela de Sales es sobre la familia, la amistad y sobre encontrarte a ti mismo en el caos de la vida”.
            La verdad es que tenía miedo de que este libro repitiera la premisa de la novela YA romántica en la cual la chica ingenua y “buena hija” se rebela por “amor”, entendido éste como “wow, mirá ese chico problemático con mirada penetrante, siento mariposas en el estómago, éste es el amor de mi vida”. Esto porque el libro empieza diciendo: Como todas las historias, la que estas por leer es una historia de amor. Si no lo fuera, ¿Qué caso tendría?”
             Pero si bien tiene un poquito de chica buena que hace algo alocado, y si bien el libro SÍ habla de amor, es… es ese amor del que vale la pena escribir miles, millones de libros.
            En esta novela llegamos a conocer MUY bien a la protagonista, Arden, y a su mejor amiga, Lindsey: No sólo nos las presentan, también tenemos buena parte del libro conociendo cómo piensan, cómo actúan, como fue su pasado, por qué son como son y, si ya leyeron alguna de mis reseñas, saben que eso para mí es súper importante. Siempre me gusta saber de dónde vienen los personajes, cómo llegaron a donde están, porque eso nos deja acompañarlos en el viaje que atraviesan en el libro: en este caso, un viaje de una noche, pero no por eso poco importante.
             Al comienzo –y hasta la mitad del libro-, Arden siente que ya no puede seguir siendo como es. En serio, la empatía de esta chica es algo que todos deberíamos practicar. Esto de ponerse en el lugar del otro y poner primero sus necesidades es la marca registrada de Arden, y lo vemos constantemente. Pero a pesar de que se desvive por la gente que la rodea, siente que nadie la valora realmente.
             Navegando por la web encuentra un blog, que lleva el título del libro, y siente de inmediato que Peter, el que escribe, la entiende, y que ella lo entiende a él. Ambos parecen haber sufrido perdidas similares, y ambos sienten que la gente no los quiere tanto como ellos quieren a la gente.
 “El sinsentido y la injusticia de la vida destrozaban a Arden. Tienes que andar por el mundo sabiendo que en cualquier momento tu hermano puede desaparecer, tu madre puede irse. Sin aviso. ¿Cómo puedes vivir contemplando esa realidad a la cara? No parece correcto que el descuido o el egoísmo de alguien mas pueda tener un impacto tan grande en tu vida. Que pueda destruirte. No parece justo que tu felicidad esté constantemente a merced de los demás.”
                    En un intento por cambiar eso, decide que, por una vez, va a intentar hacer algo distinto. Toma la decisión de ir a NYC – Lindsay la acompaña-, a buscar a Peter. Está segura de que se necesitan el uno al otro, y que, aunque sea por una noche, ambos tienen que ser apreciados como merecen.
              En el viaje, al final, sí encuentra a Peter. Y también encuentra otras cosas, respuestas a preguntas que tal vez ni se había preguntado.
               No quiero hacer más spoilers, así que sólo les voy a decir que realmente me encantó esta lectura. La historia tomó caminos que no esperaba, fuera del cliché, y dejó mensajes muy lindos que vas levantando a través de las páginas.
            La lectura es súper ligera; Sales tiene una pluma muy cuidada, aún siendo protagonistas adolescentes, y la edición del libro es DIVINA. Está divido en partes, y cada una de ellas está separada por una especie de carátula con un estilo hermoso y que va muy bien con la novela.
                     Y sé que ya debe haber un montón de reseñas sobre este libro, y todavía siento que tal vez no vale la pena hacer lo que hago porque, como dice Peter en su blog: “Siempre algún otro escritor ya lo ha dicho antes que tú, y seguramente lo ha dicho mejor”, pero ya dije al principio del post que no voy a dejar de soñar, y, ¿quién sabe? Tal vez alguno de ustedes lee esta reseña, le da una oportunidad al libro, descubre que le encanta, y entonces, un pedacito de mi sueño se cumple.

Reseña: “Aristotle and Dante Discover the Secrets of the Universe”, de Benjamín Alire Sáenz

      ¡Hola lectores! Les cuento que empecé el  libro que nos ocupa ayer a la tarde y no lo pude largar hasta las 2:30 am., cuando lo terminé. Digo “largar” pero, si bien ya lo guardé, el libro no me larga a mí, así que sale nueva reseña (que ya sabemos que no es reseña, sino una excusa para liberar un poco de las emociones que me deja el libro en cuestión).
Dante can swim. Ari can’t. Dante is articulate and self-assured. Ari has a hard time with words and suffers from self-doubt. Dante gets lost in poetry and art. Ari gets lost in thoughts of his older brother who is in prison. Dante is fair skinned. Ari’s features are much darker. It seems that a boy like Dante, with his open and unique perspective on life, would be the last person to break down the walls that Ari has built around himself.
But against all odds, when Ari and Dante meet, they develop a special bond that will teach them the most important truths of their lives, and help define the people they want to be. But there are big hurdles in their way, and only by believing in each other―and the power of their friendship―can Ari and Dante emerge stronger on the other side.
           El libro estuvo en mi biblioteca por semanas, pero sabía que no iba a ser una “lectura ligera de verano” y tuve mis reparos a la hora de empezarlo. Pero la novela ligera que estaba leyendo me aburría, y no avanzaba, así que dije “¿por qué no?”. Error.
ari
          Si con la portada no te enamoró (seguramente no te enamoró esta foto mal sacada con el celular… Buscalo, vas a ver que es hermosa), no te preocupes, que leés la primera oración y listo, compraste.  Y terminás el primer capítulo y decís “¿cómo no lo leí antes?”. Y, si sos como yo, antes de llegar a las 50 páginas ya te reíste a carcajadas, ya lloraste, ya te enamoraste de Ari, de Dante, del verano, de la lluvia, del desierto, de las estrellas y de la pluma de Benjamín Alire Sáenz.
      Con este libro, como pasa con la saga Asylum, no sólo conocés enseguida a los personajes, sus personalidades, sus pasiones, sus puntos de partida y sus motivaciones, sino que también te comprometés con sus historias desde el vamos. Te atrapan. Te involucran. La vivís al punto que, cuando las decisiones y acciones de nuestros protagonistas se vuelven… frustrantes, tenés que cerrar el libro, gritar, llorar, gritar un poco más, volver a abrirlo. Volver a cerrarlo.
         Esta novela no es, sin dudas, una lectura ligera de verano. Te obliga a meditar junto a Aristotle sobre el pasado, sobre el presente, y el futuro. Sobre la familia, el amor y la amistad. Sobre los secretos de las personas, sobre los secretos de uno mismo, y sí, sobre los secretos del universo.
        Sin embargo, es ideal para leer en ésta época, por varias razones. Primero y la más obvia: la historia empieza el verano que Aristotle y Dante se conocen, y el verano es importante en la vida de estos chicos. Porque dice algo que es cierto: En el verano, las reglas cambian. Ya sea porque no tenemos clases, o porque nos tomamos las esperadas vacaciones en el trabajo. Nos relacionamos con gente distinta, o en distintas proporciones. Porque cambia la temperatura, y con eso cambia nuestra forma de vestir. Porque cambian nuestros horarios, porque cambia la cantidad de horas en las que el sol esta ahí. Porque el sol es más fuerte y hasta nos cambia el color de piel.
          Y también creo que hay que leerlo ahora porque, en un giro inesperado para las fiestas en el sur, en el verano todo parece nuevo. Nuevo año, nuevas metas, nuevas oportunidades. No importa qué edad tengas, el cambio de año, el cambio de estación, el cambio de rutina, siempre traen consigo la esperanza de un cambio de algo más. Y cuando tenés 15, las oportunidades son infinitas.
          De eso va el libro. De los cambios. De la vida.
          Y lo amé. Y lo odié de a ratos. Como a la vida misma.
       No es una lectura ligera de verano, pero por favor, salí, aguantate el sol, el calor, la ciudad, comprá este libro -de ser posible en inglés para que no se pierda nada en la traducción-, leelo. Y después, viví.
PD: Gracias Meli Corbetto por haber hablado de este libro, lo que me llevó a comprarlo.

Review: “El Director”, de Madeleine Roux

     ¡Hola gente! Hoy vengo con otra reseña producto de mi fanatismo por la autora de referencia y la falta de trabajo que hay en un Estudio en feria judicial.

     Ayer salió a la venta “El Director”, de Madeleine Roux, editado por la fantástica gente de VRYA y  –obviamente– lo compré cuando salí del trabajo y para cuando llegué a casa ya lo había terminado.

direct

     “El Director” es el libro 3.5 de la saga Asylum, y, si bien esta review se centra en él, estoy aprovechando la oportunidad (y el hecho de que no tengo mucho para hacer en el trabajo) para hablar un poquito de esta saga que me voló la cabeza y me hizo adicta a Brookline, New Hampshire, Dan, Abby, Jordan, y, obviamente, al Director Crawford.

Cuando Jocelyn y su mejor amiga Madge llegan a las puertas del sanatorio Brookline, recién salidas de la escuela de enfermería, están ansiosas y emocionadas por empezar con sus nuevas carreras. Pero desde su primer encuentro con el austero director de Brookline, pueden decir que su nuevo jefe será… difícil.

Entonces Jocelyn despierta una noche en su habitación por el sonido de gritos y empieza a preguntarse si los tratamientos en este asilo son del todo humanos. Pero el director tiene sus ojos en Jocelyn y el tratamiento de los pacientes debería ser la menor de sus preocupaciones.

     Hermoso, ¿no? Siempre me gustaron las historias de terror psicológico, y siempre me gustaron las historias de terror que trasncurren en hospitales o asilos, así que, sumale a eso las fotos creepy y LISTO, COMPRO.

     La saga Asylum se volvió una de mis favoritas cuando leí el prólogo del primer libro (mentira, ya con el diseño de portada la amé). Pero la historia nunca me dejó de sorprender e intrigar, lo que es genial. De hecho, Sanctum (Asylum 2.0) es mi entrega favorita de la saga, y creo que los 1.5 y 2.5 son unos agregados increíblemente acertados – para los que no los leyeron todavía: en la saga hay tres libros principales y otros tres que son como spins-off que nos cuentan las historias de personajes secundarios que arrojan mucha luz a lo que sucede en los libros principales-.

     En esta entrega nos vamos atrás en el tiempo, a una época donde Crawford es director, y vemos de primera mano cómo manejaba el Asylum  Lo hacemos siguiendo a nuestra protagonista, Jocelyn, que junto con su amiga Madge –y recién salidas de la escuela de enfermería- empiezan a trabajar en Brookline. Donde pasan cosas.

     Para empezar, el libro destila feminismo, lo que es un plus en sí mismo. Y toca otros temas que la literatura necesita tocar –sí, muy por arriba, pero están, y los lectores de la saga saben la importancia que tiene-.

     Es increíble como en poco más de ochenta páginas Roux te presenta los personajes, el tiempo, el contexto, la historia (que sí, que ya la sabemos, pero nunca la contaron desde éste punto de vista, en éste tiempo, así), y hace que te involucres. Te dejás influenciar, tomás partido, tenés expectativas.

     Si bien ya me había pasado en libros anteriores de la saga (principalmente en Sanctum), vuelve a renacer en mí un sentimiento de amor/odio hacia el Director. Bueno, no amor. Pero… respeto. Incluso, tal vez, admiración. Es un personaje perverso, y en este libro su perversidad nos toca más de cerca, pero al mismo tiempo, sigo sin poder detestarlo del todo. No es como otros “villanos” bien creados, que, aunque entendés sus motivaciones, los seguís odiando porque son malos. En esta saga llegás a conocer tan bien a todos los protagonistas que, no sé si los justificás, pero… casi.

     Y creo que ahí radica el poder de Roux como autora. Siempre podemos saber de dónde vienen sus personajes, y hacia dónde van. Porque nos permite seguir sus pensamientos. No sólo sabemos lo que están pensando, sino que, una vez entrados a la lectura, conocemos tanto a los personajes que sabemos cómo es su proceso de formación y unión de ideas. Y eso es algo que no muchos autores pueden hacer (estoy leyendo un par de libros ahora que, les juro, no sabemos nunca ni qué ni cómo piensan los protas, pero de pronto saben todo). Además de que logra crear una atmósfera sombría, espeluznante y perfecta, sin siquiera necesidad de las fotografías que acompañan a los libros principales.

     Entonces, sí… Esto es “review” de “El Director”, pero en realidad, quería hablar un poco de lo magnífica que es la saga Asylum y lo increíblemente ligera, ingeniosa y tétrica a la vez que es la pluma de Roux. Personalmente, es una de mis autoras favoritas, y grité cuando me enteré que viene a la FILBA  (sigo súper emocionada). Espero tener “Escape…” y “House of Furies” enseguida. ¡Mientras tanto, voy a volver a leer toda la saga!

     Si no lo hiciste, ¡hacelo vos también! Y contame qué te pareció.

PD: Perdón la foto tan mala, ¡la saqué ayer cuando todavía temblaba por tenerlo por fin en mis manos!

Review: Amor & Gelato

 

    ¡Ciao, gente! ¿Cómo están? Yo practicando mi italiano, porque el libro del que les voy a hablar me dejó con unas ganas tremendas de viajar a Florencia (y de tomar mucho, mucho helado).

      loveandgelato

     

  “Tomé la decisión equivocada…”

Así comienza el diario de la madre de Lina, que inesperadamente llega a sus manos en cuanto pisa Italia. Viaja a Florencia por obligación más que por deseo, porque fue la última voluntad de su madre antes de… es demasiado doloroso para recordar.

A partir de la lectura del diario, Lina descubrirá facetas desconocidas de su mamá y de ella misma. Conocerá su verdadera historia y una ciudad fascinante guiada por una voz del pasado, los desconocidos del presente y una gastronomía que parece sanar las heridas.

Este es un libro para llorar, reír, degustar, conocer… y leer disfrutando de un delicioso helado, como hace la protagonista: entre el dolor por la pérdida y el humor negro por su nueva vida, recorre La Toscana movida por el misterio familiar, el arte, el amor… y el gelato.

     Jenna Evans Welsh nos trae, de la mano del sello #Numeral, “Amor & Gelato”, una historia veraniega muy linda, llena de colores y sabores.

        Es una lectura ligera, ideal para las calurosas tardes de verano, pero no por eso la trama deja de ser interesante, intrigante al punto de no querer bajar el libro, de decir “un capítulo más, necesito saber qué pasa ahora”. Porque querés ir descubriendo junto con la protagonista tanto la ciudad, como la historia de su madre (igual o más interesante que la historia de la propia Lina) y los cientos de sabores de gelato. Está tan lleno de vueltas como las calles de Florencia, y eso me tuvo enganchada; si bien es un poco predecible, no estás nunca seguro de lo que va a pasar a continuación.

         Tiene un poco de libro de viaje –si leíste a Dan Brown, vas a reconocer muchos de los lugares por donde nos lleva este libro-, tiene romance (pero no de ese pesado, empalagoso; es un romance liviano, fresco). Tiene arte, y comida… Mucha comida. Me encantó.

         Sin duda una excelente lectura de verano. Te deja un gustito lindo (pun intended); un sentimiento cálido y esperanzador.

            ¡Súper recomendable para tener en el bolso de viaje estas vacaciones!

            ¡Ciao, lectores! A leer… ¡y a tomar un helado granizado!